El egocentrismo de los “influencers”.

Posted on Actualizado enn

marcas-en-redes-socialesEstudié periodismo antes del boom de las redes sociales y por eso he hecho muchos cursos complementarios para enriquecer la carrera, como periodismo digital, Marketing digital, community management, manejo de personas y otros afines. Reconozco que ya dentro de poco tendré que hacer otros cursos para actualizar las actualizaciones, pero hay cosas que nunca cambian.

En principio, las redes sociales eran una excelente vía de socialización personal, valga la redundancia, que nos daba facilidades de interacción y expansión de los lazos amistosos. Hoy en día es un importante medio de persuasión que va más allá de lazos afectivos y se ha convertido en un verdadero monstruo de las ventas. Y no lo veo mal. Pero hace años aprendí que las redes sociales tienen una estrecha relación con nuestro comportamiento en el plano físico y que debemos cuidar la manera en que nos comunicamos a través de estas, por lo de la reputación personal o institucional.

Quizás me he quedado obsoleta, pero en los años en que las networks eran más que una mera herramienta de negocios y visualización, tenías que tratar a tus seguidores de una manera más próxima y respetuosa. Ahora sólo se limitan a crear contenidos sin prestarle atención a su audiencia.

Siempre suelo mirar los comentarios de las publicaciones interesantes y con más likes. En ellas casi nunca los dueños de los perfiles contestan los comentarios aunque sea con un “like”. Algunos de ellos solo se limitan a agradece el seguimiento un post un mal día y ya, a otra cosa.

La mayoría de ellos da su fama por sentado, como si la interacción la tuviesen que propiciar los mismos seguidores. No contestan a un halago, no dan las gracias, no responden a tus preguntas aunque sea relacionado con otra pregunta echa por ellos mismos, etc.  Al ver esta falta de interés, yo automáticamente también pierdo el interés por seguirlos.

Entiendo que tienen miles de seguidores, incluso millones, y que no puedes intentar manejar una comunidad así como si fueran unos pocos cientos. Pero si no tienes tiempo de contestar a los comentarios en tus post, entonces publica dos o tres fotos menos.

Si vives de esto, tienes que darle la importancia que tiene a esta retroalimentación, para poder afianzar y fidelizar. Y si no puedes, “tú personalmente”, hay buenos profesionales que se pueden encargar del manejo de tus redes que están de brazos cruzados esperando su oportunidad, ya que ahora todo el mundo sabe de todo y no necesitan de nadie.  Otros hacen lo contrario, viven estudiando a sus seguidores, extenuando con preguntas solo para saber sus gustos, como si solo fuéramos carne con ojos.

Sigo a unas cuantas personas con un gran séquito que siempre se toman su tiempo para contestar a todos lo que les comentan en público o en privado; porque todavía no se han endiosado y disfrutan compartir de manera real, como cualquier mortal. Pero lo hacen simplemente porque transfieren a las redes su verdadera forma de ser, su esencia; por eso no les cuesta tanto.

Nuestras redes sociales son un reflejo de nuestra personalidad. Como en la vida misma; la cordialidad, la amabilidad, el respeto, la atención, la generosidad,  son cualidades que se deben alimentar; porque puede morir de inanición como cualquier ser vivo, si no sé alimenta. Por eso digo que yo no soy nada desinteresada, porque doy para recibir y trato como me gustaría que me traten virtual o personalmente. No importa si es por razones egoísta aparentemente, todos nos beneficiamos de esa conducta.

Anuncios

Siempre podemos hacer más

Posted on Actualizado enn

 

Siempre podemos hacer más. Aveces nos sentimos libres de pecado porque no tiramos basura al suelo, no usamos tóxicos en los jabones y detergentes, reciclamos, hemos sembrado un árbol, etc, etc. Si vemos a una persona echar basura en la calle y no le decimos nada, si vemos montones de basura y desechos acumulados y no lo denunciamos, si alguien corta un árbol y lo callamos, si tenemos redes sociales y blogs y no nos interesamos por crear conciencia social; entonces todavía nos queda mucho por hacer. Vivimos en una sociedad global en la que peleamos por todo, menos por lo importante. Y que nadie me diga que lo del medio ambiente se está usando para crear miedo, porque de miedo es que se piense que es sólo para asustarnos.

Falta un pilar básico para enfrentarnos a esta situación: Educación. No precisamente para los niños, ellos aveces tienen más sentido común que muchos adultos, sino precisamente a esos adultos que por su mal ejemplo perpetúan los patrones dañinos.

Muchos todavía tienen la creencia de que la basura se desintegra en el agua. Entiendan que antes de que eso pase tienen que pasar décadas y siglos. Incluso el papel, que es uno de los más inocuos, tienen un proceso de desintegración bastante largo. Y mientras eso ocurre tenemos que soportar que se acumulen en calles y alcantarillas, que luego pasarán al río y finalmente al mar.

Los medios de de comunicación, en este caso República Dominicana, además de entretener deben educar y fomentar el civismo, y se han enfocado más en la politiquería y en el lucro que en cumplir su misión más altruista, que es la de crear conciencia. Gracias a que nadie dice nada, siquiera los que están llamados a este servicio; hemos permitido, con total naturalidad, que ver montones de basura acumulados sean parte de nuestro entorno y nuestro diario vivir.

Todos, desde los que tienen empresas que producen plásticos sin control hasta quienes permiten su libre funcionamiento, tienen la culpa de que nademos en basura, no solo la población llana. En los barrios más alejados del centro de la ciudad y por ende más empobrecidos y olvidados de la mano de Dios, aveces son victimas, ya que no reciben la recogida de desechos adecuadas, llegando incluso a tener que pagar a los recogedores para que, aunque sea con este “soborno”, se pasen por sus calles.

Limitar el uso de plástico, materiales desechables, detergentes y otros desechos tóxicos, es urgente. No es cuestión ya de querer, es nuestra obligación. También, el estado debe tener como prioridad la recogida y el tratamiento de los desechos. A la vez, suministrar los contenedores de basura y puestos de reciclaje necesarios. Además, se debe legislar para crear leyes que protejan el medio ambiente y que luego se hagan cumplir esas leyes. Pero cada quien debe cumplir con su parte.

Está bien ya de paños tibios. Que República Dominicana no sea parte del problema sino de la solución. Podemos ser ejemplo de que la pobreza no está reñida con la sostenibilidad y con ser amigables con el ecosistema. Que no estemos en el panorama internacional por estas imágenes, sino por las bellas playas y los bellos paisajes que caracterizan esta bella isla.

Playa San Rafael. Barahona, Rep. Dominicana.

 

 

Yoga: Crecimiento y Balance

Posted on Actualizado enn

Hace tiempo que no me paso por aquí a soltar un poco de mis divagaciones y mis soliloquios. No es para menos. Aveces te cansas de hablar sola. Pero la verdad me alegro de recorrer mis recuerdos y ver mi evolución. También es bueno saber que el tiempo me ha dado la razón en alguno de ellos. Es por eso que trataré de seguir plasmando mis pensamientos y dejando constancia de mi paso por este mundo.

Unas semanas atrás estuve compartiendo con Felissa Arias, un directo en IG en espacio Mujeres que logran. En el conversé con la anfitriona sobre los beneficios del yoga y la meditación como herramientas de crecimiento personal.

La practica del yoga constante durante los últimos años me ha ayudado enfocarme en lo que realmente quiero, haciendo a un lado el hacer por hacer.

Con el auge del yoga se ha industrializado, materializado o simplemente banalizado la practica, pero no importa si es así; cuando la inicies, todas esas razones quedaran de lado, porque todo lo demás que no sea claridad mental y sensación de bienestar se anulara.

Te invito a que visites el enlace, leas y veas nuestra pequeña charla para que aclares tus ideas al respecto del yoga y te animes a iniciar tu practica personal.

Yoga: Crecimiento y balance. Mujeres que logran.

 

 

El chubasquero amarillo

Posted on Actualizado enn

Resultado de imagen de chubasquero amarillo corte inglesEl otro día estaba lloviendo, y por eso decidí ponerme mi un chubasquero amarillo tipo pescador muy bonito que me compré la temporada anterior.  Iba de camino a un lugar y cometí el error de cruzar por un parque en el que suelen estar algunos adolescentes al atardecer porque creía que en ese momento no estarían debido a la lluvia. Pero había un par de ellos cobijados bajo el tejado de una fachada de un local, cuando los vi ya había pasado por enfrente de ellos y seguí mi camino. Unos 30 segundos después escuché a la chica gritar “¡se parece al gato con botas!” y se rieron los dos.

Al escuchar esto no supe que reacción tener. Me pasaron muchas cosas por la cabeza (nada que ver con el gato con botas, se hubiesen inventado algo mejor, pero los excuso por su falta de tiempo y de neuronas), me sentía agredida: ¿Debería devolverme y decirles un par de cosas? ¿Y que resolvería con eso?  Me imaginé incluso teniendo una pelea con ellos. Al final decidí seguir mi camino, no sin darle vueltas a cuál debió ser mi reacción a ese ataque. Pensé sobre todo en aquellos que día a día se tienen que enfrentar a momentos como estos. Pensé que quizás gracias a reacciones como las mías se mantienen esos pequeños acosadores haciendo lo que suelen hacer. Se atreven a decirlo y hacerlo porque saben que los demás no tendremos el suficiente impulso o la reacción instantánea de enfrentarlos. También se escudan en la soledad y en la oscuridad que les ampara el no enfrentamiento.

A muchos les parecerá una trivialidad y ni siquiera verán ataque, pero imaginen que no es solo una vez, que es todos los días y por cualquier tontería como tener el pelo rizo, que por cierto también me han atacado en algún momento. Tener que evitar usar cierto atuendo o estilismo solo para no llamar la atención y no ser el “amarillo” fácil de estos cobardes.

Cada vez que veo un grupo de chicos de esta calaña los evito si me es posible, pero ¿crees que deberíamos permitir que ellos campen a sus anchas mientras que los demás solo podemos limitarnos a evadirlos e ignorarlos? Me crea mucha frustración esta situación porque a veces no aplicamos nuestros propios consejos de ser valientes y hacerles frente para así de alguna manera se den cuenta de que hay algunos que estamos dispuestos a ponerlos en su sitio.

Por eso a veces me gustaría ser un poco menos pacifista y ser más guerrera porque, lamentablemente, la única manera de ganar una guerra es peleándola y si dejamos que jóvenes de este tipo siguán ganando terreno será difícil que ganemos nada.

Hasta el moño

Posted on

Estoy un poco, bastante, harta de tener que defenderme de una situación en que la mujer ha sido menguada desde tiempos remotos, hasta el punto que ya no le quede nada de seguridad en su valor y en sus capacidades. De tener que explicar por qué la mujer no es capaz de exigir un sueldo digno, de que tenga que protegerse de agresiones cubriendo su cuerpo pudorosamente para librarse de acoso, de que actué como un hombre cuando tiene un puesto de relevancia, de que no sea capaz de elegir a otra mujer para que la represente, que la mujer solo se ha igualado al hombre en lo malo, etc., etc., etc.

Una persona que no recibe desde la niñez los estímulos para su desarrollo psico-social es imposible que los obtenga de la nada en la edad adulta. Lo mismo ha pasado con la mujer. Años y años de prohibiciones, limitaciones, negaciones, vejaciones, exclusión, no puede cambiar de la noche a la mañana.

Muchas personas que han pasado larga temporada en prisión muchas veces delinquen para regresar a lo que ya ven como su zona de confort, la prisión. Muchas víctimas de secuestro también se han casado con sus victimarios. Son casos que explican perfectamente el proceso de desintoxicación y renovación que debemos sufrir las mujeres para librarnos de este estigma que, lejos de erradicarse, parece que es inextinguible.

Los hombres solo pueden culparnos de nuestros “inconveniente” porque nosotras somos las que lo hemos “permitido”. Y estoy un poco hasta el moño de que se siga culpando a la víctima y no a quien nos ha limitado todos estos años.

Esta generación, incluso las pasadas, no tiene la culpa de que la mentalidad machista se haya instaurado como la norma durante milenios. Y es una situación que no cambiará de manera súbita, se necesita un proceso de recapacitar en todas las oportunidades que tenemos de superarnos y salir de nuestra prisión y nuestro rapto psico-social. Y es un proceso personal que debe extenderse a lo general.

Yo jamás le pediría a mis alumnas de yoga que me imitasen en las posturas difíciles que realizo simplemente porque yo tengo años de experiencia y ellas todavía tienen mucho camino por recorrer, mucho por crecer y mucho por fortalecer. Algunas podrán intentarlo exitosamente, ; pero la mayoría corre el riesgo de romperse el cuello en el intento.  Muchos hombres, y hasta mujeres; lejos de ayudarlas a crecer en sus puestos de trabajo y/o cargos, les ponen las zancadillas y luego se burlan de su incapacidad para cumplir con su propósito.

La sociedad no cambiará hasta que seamos capaces de echarnos una mano para salir de este bache milenario que parece no tener final, poniendo a un lado los reproches, los super requisitos y la falta de empatía.

 

 

 

Toma lo mejor…

Posted on Actualizado enn

Estos días, gracias a los juegos olímpicos las redes sociales se han llenado de publicaciones  exaltando la fuerza de voluntad de una gran cantidad de jugadores. Entre ellos Michael Phelps, quien además de sufrir hiperactividad, fue acosado por tener los brazos mas largos de lo normal. Su maestra le dijo que no llegaría a nada. Pero ahí está, con 23 medallas olímpicas de oro acumuladas, luego de decidir meterse al agua a evadirse de todo lo que le rondaba.

Así mismo puedo mencionar el caso de Shakira, quien es una cantante reconocida a nivel mundial luego de que su maestro de coro le dijera que no sabía cantar. Y la lista es bastante larga. Si lo pensamos bien, todos en algún momento hemos tenido algún comentario parecido.

Pero yo me pregunto… ¿Qué hubiese sido de estas personas de no haber sabido encausar esas negativas de personas que se supone deben estar ahí para darles todo su apoyo?

Una verdad a tiempo quizás pueda ser un punto de inflexión para que podamos dar el salto que necesitamos. Quizas no necesitamos oír que no vamos a ser buenos en algo, pero menos necesitamos que se nos engañe y se nos consienta con tal de no herir nuestros sentimientos, porque eso también podría tener un efecto negativo.f3107c7911141734e4eeaad24ed6c748_l

 

Los que no quieren ser vencidos por la verdad, son vencidos por el error.  San Agustín (354-430) Obispo y filósofo.

Estos son solo dos ejemplos de personas que se han superado gracias a un comentario desastroso, pero a sus espaldas quedan esos maestros tiranizados por haber sido, quizás en un momento de desesperación, un poco más sinceros de lo que debían.

Todos podríamos tener excusas para hacer cosas malas, para abandonarnos a la desgracia, pero sin embargo la mayoría decidimos tomar lo mejor de la vida y transformarla por nuestro bien y por el de los que nos rodean. Somos responsables de nuestras decisiones y los demás pueden tener gran influencia en nuestro comportamiento y en nuestras acciones, pero solo nosotros tenemos el poder de decir cual será nuestro camino a seguir o cual no.

Idealizar tambien es estereotipar

Posted on Actualizado enn

CIMG0073Como mujer nunca he querido ser ejemplo de nada porque eso supondría dejar de hacer las cosas que quiero hacer para ser lo que se supone debo ser.

Desde niñas se nos dice cómo debemos actuar, debemos ser ejemplo de buenos modales y decencia, cohibiéndonos de hacer travesuras, de curiosear; en fin, de crecer.

Para que la mujer viva en igualdad de condiciones primero se debe dejar de idealizar. Que nos idealicen nos pone un peso de la responsabilidad en la espalda que nos impide desarrollar de una manera íntegra todas nuestras capacidades y posibilidades.

Idealizarnos supone estereotiparnos. No todas las mujeres son empáticas, amables y cariñosas; y reconocer esto nos da aún más méritos porque significa que somos buenas no porque somos mujeres y está en nuestra naturaleza, sino porque lo hemos elegido.

Todos los extremos hacen daños y no debemos ponernos ahora una venda en los ojos y ver virtudes incluso dónde no las hay porque el bumerán se devolverá y nos dará en la cara.

Pedimos igualdad de condiciones, no que nos reconozcan méritos que no tenemos, de manera individual o como colectivo. Por qué si exaltamos las cualidades que tienen los hombres es casi perjurio, pero si lo hacen con las mujeres tiene un efecto instantáneo de aprobación. ¿Eso no es un trato de favor?

Personalmente no pido caridad, solo pido igualdad, y me choca que en público se nos alabe y en privado se nos descalifique y se reproche nuestras decisiones y nuestras actitudes solo porque no responden a lo que se supone debemos ser.