Igualdad

Hasta el moño

Posted on

Estoy un poco, bastante, harta de tener que defenderme de una situación en que la mujer ha sido menguada desde tiempos remotos, hasta el punto que ya no le quede nada de seguridad en su valor y en sus capacidades. De tener que explicar por qué la mujer no es capaz de exigir un sueldo digno, de que tenga que protegerse de agresiones cubriendo su cuerpo pudorosamente para librarse de acoso, de que actué como un hombre cuando tiene un puesto de relevancia, de que no sea capaz de elegir a otra mujer para que la represente, que la mujer solo se ha igualado al hombre en lo malo, etc., etc., etc.

Una persona que no recibe desde la niñez los estímulos para su desarrollo psico-social es imposible que los obtenga de la nada en la edad adulta. Lo mismo ha pasado con la mujer. Años y años de prohibiciones, limitaciones, negaciones, vejaciones, exclusión, no puede cambiar de la noche a la mañana.

Muchas personas que han pasado larga temporada en prisión muchas veces delinquen para regresar a lo que ya ven como su zona de confort, la prisión. Muchas víctimas de secuestro también se han casado con sus victimarios. Son casos que explican perfectamente el proceso de desintoxicación y renovación que debemos sufrir las mujeres para librarnos de este estigma que, lejos de erradicarse, parece que es inextinguible.

Los hombres solo pueden culparnos de nuestros “inconveniente” porque nosotras somos las que lo hemos “permitido”. Y estoy un poco hasta el moño de que se siga culpando a la víctima y no a quien nos ha limitado todos estos años.

Esta generación, incluso las pasadas, no tiene la culpa de que la mentalidad machista se haya instaurado como la norma durante milenios. Y es una situación que no cambiará de manera súbita, se necesita un proceso de recapacitar en todas las oportunidades que tenemos de superarnos y salir de nuestra prisión y nuestro rapto psico-social. Y es un proceso personal que debe extenderse a lo general.

Yo jamás le pediría a mis alumnas de yoga que me imitasen en las posturas difíciles que realizo simplemente porque yo tengo años de experiencia y ellas todavía tienen mucho camino por recorrer, mucho por crecer y mucho por fortalecer. Algunas podrán intentarlo exitosamente, ; pero la mayoría corre el riesgo de romperse el cuello en el intento.  Muchos hombres, y hasta mujeres; lejos de ayudarlas a crecer en sus puestos de trabajo y/o cargos, les ponen las zancadillas y luego se burlan de su incapacidad para cumplir con su propósito.

La sociedad no cambiará hasta que seamos capaces de echarnos una mano para salir de este bache milenario que parece no tener final, poniendo a un lado los reproches, los super requisitos y la falta de empatía.

 

 

 

Soy mujer, ¿Y qué?

Posted on Actualizado enn

Que indignante, no que esta palabra ya la he usado mucho, que penoso es que la mujer sea el centro de atención solo para lo malo.  República Dominicana es uno de los países de Iberoamerica con el indice más alto de violencia de género, aun así fueron pocas las mujeres que compartieron algo sobre el tema en el día en que se debe perder el miedo a decir no a la violencia de género en todo el sentido de la palabra.

En R. D.  contamos con 3 de las mujeres más importantes que han marcado un hito en la historia de las libertades tanto políticas como sociales a nivel mundial, me refiero a las Hermanas Mirabal, y siquiera así alzamos nuestra voz por bandera y nos enfrentamos a esta situación alarmante que está acabando con nuestra sociedad.

mensajedetextoCuando se trata de algún chiste sexista ni nos percatamos y somos la primera en soltar la carcajada sin siquiera detenernos a meditar si es ofensivo o no.  Que sea chiste no significa que no tenga una carga prejuiciosa, de hecho, la mayoría de los chistes la tienen.  A mi no me hace gracia que digan que las mujeres somos unas interesadas materialistas, como el chiste que les muestro; aunque haya mujeres que lo sean, no son todas.  No he escuchado ningún chiste sobre los hombre que están con mujeres solo porque tienen dinero. ¿A esos cómo le llama?

Tampoco creo que existan tantas “Marías”, menores embarazadas por el espíritu santo. btr66-600x600Algún hombre habrá intervenido. Sin embargo son solo ellas las culpables debido a la mala crianza que les han dado sus madres, porque las mujeres son las que educan o mal crían. No solo se les debe consentir a los niños que digan palabrotas, que vistan como quieran y que bailen como les de la gana. Si se les corrige se les corrige a ambos o a ninguno. De eso se trata la igualdad, se trata de que tengamos una educación igualitaria y con los mismos principios.

Los temas musicales no se quedan atrás, esa es una de las representaciones que más han perjudicado a la sociedad, inyectando cada día una buena carga de prejuicios, intolerancias y malos ejemplos que se han ido multiplicando hasta convertirse en un monstruo que solo puede combatirse con cultura bien entendida y mucha educación.

Lo peor de luchar contra la violencia de género es tener que convencer precisamente a las que son más perjudicadas por este problema, de que deben enfrentarlo, deben tomar conciencia de que es algo serio, que no es algo transitorio y que no es una exageración. Que podemos ser mujeres libres e independientes, pero todo dependerá de nuestro esfuerzo, conjunto o individual, por hacerlo posible. ¡Ojo!, que tampoco me refiero con ser libre a imitar los malos ejemplos de los hombres.

Que no hablemos del problema no significa que no exista, y a tanta mudez solo queda usar con mayor fuerza la voz de aquellos que si quieren hacerse escuchar y cambiar un poco este panorama tan poco alentador.

El discurso de Emma Watson en la ONU que todos (hombres y mujeres) deberíamos leer | S Moda EL PAÍS

Posted on

No puedo dejar pasar por alto este discurso. Hay varios puntos sobre los que ha hablado que siempre he pensado, y uno de ellos es que no se puede dejar de lado a los hombres en esta lucha y que  lo que hagamos lo debemos hacer ahora. Les recomiendo que lo lean.

El discurso de Emma Watson en la ONU que todos (hombres y mujeres) deberíamos leer | S Moda EL PAÍS

El discurso de Emma Watson en la ONU que todos (hombres y mujeres) deberíamos leer | S Moda EL PAÍS.

No se aísla al victimario sino a la victima

Posted on Actualizado enn

Imagen: losojosdehipatia.com

La violencia de género solo es recordada los meses cercanos al “Día Internacional de la No Violencia de Género”, los demás días solo salen noticias de mujeres asesinadas a manos de sus parejas.   A alguien se le ha ocurrido que quizás una solución es que, más que cárcel u orden de alejamiento, estos victimarios lo que necesitan es un centro de aislamiento (nada que ver con la cárcel) en donde reciban todo el tratamiento psicológico que puedan necesitar, en vez de que sean las mujeres las que tengan que exiliarse y continuar viviendo con el miedo de un posible ataque.

Necesitarían por lo menos un año recluidos, o según el nivel de violencia alcanzado, mientras la victima de ese maltrato tome distancia y aprenda a vivir sin ese miedo constante a su agresor y a la vez también pueda tomar conciencia de que su situación no es normal. En ese centro de “desintoxicación” se podría reeducar a ese agresor con algunas clases como por ejemplo: cocina, se les enseñaría a planchar, a limpiar una casa, aprenderían otros oficios como agricultura, carpintería, etc. Estos cursos tendrían una doble misión; primero, que sean individuos libres de sus propios prejuicios y limitaciones; y segundo,  ayudaría a autofinanciar el centro. Las terapias serían el principal objetivo para que su reintegración en la sociedad y que logren interiorizar que  necesitan un cambio interior duradero y verdadero.

Siempre existe la posibilidad de que ese hombre recaiga pero al menos dará tiempo a su ex pareja a rehacer su vida y encontrar los medios necesarios para su supervivencia lejos de quien solo la maltrata, y por supuesto, se le ofrecerá toda la ayuda económica y psicológica posible para que también se reintegre a la sociedad como una persona autosuficiente y con conocimiento de como evitar futuras posibles relaciones tóxicas. Porque muchas mujeres tienen la tendencia a buscar relaciones con perfiles machistas confundiéndolo con virilidad.

Este planteamiento se me ocurre debido a que muchas de esas mujeres victimas de violencia de género creen una exageración que su pareja vaya a la cárcel cuando “no ha hecho nada”. Si, porque una mujer maltratada y luego “agasajada” nunca verá un maltrato como tal, siempre pensará que algo habrá tenido que ver su actitud, ya que él es un buen padre, un buen hijo, un buen amigo, un buen hermano y/o un buen trabajador.  Pero si sabe que no estará en la cárcel con otros “delincuentes comunes” quizás le permitiría sentir menos culpa al denunciarlo.  Muchos pensaran que es una tontería bastante grande la que digo, pero hasta ahora no he visto que se planteen otras opciones que no sea aislar a la mujer, llevado a cabo de manera infructífera porque la amenaza permanece vigente.

Por su puesto, la educación en igualdad desde las escuelas se debe tomar muy en serio, que no sea cosa de un mes o dos, es cuestión de que sea parte activa de la formación, haciendo énfasis en que nadie es mejor ni peor que nadie aunque seamos diferentes.

No depende de edades, situación social o cultural, la violencia de género nos afecta a todos. Ante el menor indicio llama al  900 200 999, Instituto Andaluz de la Mujer. Articulo relacionado: Violencia de género, un problema histórico.

Este día no debería existir

Posted on Actualizado enn

Del pintor dominicano Cándido Bidó: La muchacha

No soy feminista porque no creo en la “igualdad” si la igualdad es ser tratada como un hombre, porque tarde o temprano seré victima de esa igualdad. Creo en la complementariedad, en la igualdad de derecho y de condiciones. A veces tengo miedo de opinar como mujer porque enseguida saldrá un grupo de feministas a tacharme de machista. La naturaleza nos hizo diferentes, y por ende somos diferente cultural y socialmente, y eso es algo que no podemos evadir, lo que si podemos evadir es el rol  impuesto a nuestro género.

Muchos opinan que este día no debería existir, y estoy totalmente de acuerdo, pero ya que vivimos una realidad cruel en la que las mujeres somos discriminadas día a día por nuestras condiciones de madres y mujer que trabaja, en lo que muchas se ven obligadas a elegir una cosa u otra, debemos tener este día para acordarnos de que las cosas pueden cambiar para nosotras y para las futuras mujeres.

Entiendo que muchos mal interpreten a su conveniencia lo que es la igualdad, así no tendrán que pagar la cena, abrir la puerta o por el simple hecho de no tener que elegir. Pero igualdad significa tener las mismas oportunidades de hacer o de ser lo que el hombre sin tener que ser hombre. Muchas mujeres para poder tener un puesto decente y relevante tienen que actuar como hombres o ser incluso más rudas que ellos, esto no sería necesario si estos puestos de no fuesen tan exclusivos del género masculino.

Este día no debería existir pero mientras vivamos en una sociedad moldeada para la satisfacción de las necesidades de los hombres a costa de la independencia y la libertad de las mujeres, necesitamos esta jornada para denunciar que aunque estamos siendo escuchadas, todavía queda mucho por hacer. Aunque se haya logrado extinguir la sombra del machismo, todavía se necesitará un día para recordarnos que no debemos retroceder.

Lo que exigimos es que se nos respete el derecho a ser distintos, no que se nos condene por ello. Es como la lucha que tienen todos los grupos de minorías que luchan para que sean tomados por iguales aun siendo diferentes.

Violencia de género, un problema histórico

Posted on Actualizado enn

Violencia de Género.

La definición más acertada de violencia de género es la  propuesta por la ONU en 1995: “todo acto de violencia sexista que tiene como resultado posible o real daño físico, sexual o psíquico, incluidas las amenazas, la cohesión o la privación arbitraria de libertad, ya sea que ocurra en la vida pública o en la privada”. Es una muestra obvia de desigualdad y de autoridad del hombre sobre la mujer.

Orígenes:

La violencia contra la mujer está ligada a la consideración de la mujer que se desprende de la familia patriarcal. La humanidad en sus orígenes pudo estar constituida por comunidades matriarcales, así lo expuso Lewis Henry Morgan, considerado uno de los fundadores de la antropología moderna, en su libro La sociedad primitiva en 1877. «La abolición del derecho materno fue [pudo ser] la gran derrota del sexo femenino»[] Actualmente la familia patriarcal puede aparecer desdibujada tras siglos de esfuerzos de la mujer por emanciparse; en sus orígenes, convirtió a la mujer en objeto propiedad del hombre, el patriarca. Al patriarca pertenecían los bienes materiales de la familia y sus miembros. Así, la mujer pasaba de las manos del padre a las manos del esposo, teniendo ambos plena autoridad sobre ella, pudiendo decidir, incluso, sobre su vida. La mujer estaba excluida de la sociedad, formaba parte del patrimonio de la familia, relegada a la función reproductora y labores domesticas.

En esta historia han jugado un papel importante las religiones, suponiendo una justificación moral del modelo patriarcal: «Las casadas estén sujetas a sus maridos como al Señor, porque el marido es cabeza de la mujer, como Cristo es cabeza de la Iglesia y salvador de su cuerpo».

Otra consecuencia del patriarcado ha sido la exclusión histórica de la mujer de la sociedad; estando excluida de todos sus ámbitos: el cultural, el artístico, el político, el económico… Siendo ésta otra forma de violencia ejercida contra la mujer.

No es hasta la revolución industrial en occidente, cuando se permite a la mujer participar en la vida social, que verdaderamente comienza una trayectoria de emancipación. No obstante, los usos y abusos cometidos contra las mujeres durante siglos, se ha demostrado difíciles de erradicar.

Problema mundial

El infanticidio femenino es habitual en determinadas culturas. «En la India la proporción entre hombres y mujeres es la más desigual del mundo».[ ]En Pakistán y Bangladesh existen parecidos desequilibrios y en regiones de China el infanticidio femenino está generalizado. Una percepción de la mujer devaluada, costumbres discriminatorias, considerar la educación de las niñas como una carga y los deseos del padre de perpetuar el apellido mediante un varón serían las causas de estos infanticidios. «En algunas zonas de Pakistán –y también en el vecino Afganistán- el nacimiento de una niña va acompañado de ritos de duelo»[] En China, la imposición del «hijo único» en 1978, en un país con una marcada y ancestral preferencia por la descendencia masculina, multiplicó este tipo de infanticidios[. ] En la actualidad, la posibilidad de detectar el sexo durante el embarazo ha venido a agravar el problema con abortos selectivos.

En tiempos de guerra las mujeres se convierten en objetivo para castiga a la comunidad enemiga. Las guerras en Bosnia y Ruanda pusieron de manifiesto la realidad de las violaciones sistemáticas en tiempos de guerra, en el presente y en la historia.

En el cuerpo de la mujer se escenifica el odio hacia el enemigo y las ansias de su destrucción: la violación puede ser pública, en presencia de sus familiares; a padres y familiares se les fuerza a su vez a violar a sus hijas y seres queridos. Mujeres, niñas y niños serían las víctimas escogidas. Todo en un intento de anularles como personas y de perpetuar la victoria sobre la comunidad sojuzgada cargando a sus mujeres con los hijos de sus enemigos.

En la actualidad

Es difícil conocer con exactitud la incidencia de la violencia doméstica, ya que frecuentemente las personas no la denuncian. No existe una víctima típica. Ocurre entre personas de todas las edades. Afecta todos los niveles de ingresos y de educación.

Lenore Walker definió el Ciclo de la violencia a partir de su trabajo con mujeres, y actualmente es el modelo más utilizado por las/los profesionales.

-El ciclo comienza con una primera fase de Acumulación de la Tensión, en la que la víctima percibe claramente cómo el agresor va volviéndose más susceptible, respondiendo con más agresividad y encontrando motivos de conflicto en cada situación.

-La segunda fase supone el Estallido de la Tensión, en la que la violencia finalmente explota, dando lugar a la agresión.

-En la tercera fase, denominada de “Luna de Miel” o Arrepentimiento, el agresor pide disculpas a la víctima, le hace regalos y trata de mostrar su arrepentimiento. Esta fase va reduciéndose con el tiempo, siendo cada vez más breve y llegando a desaparecer. Este ciclo, en el que al castigo (agresión) le sigue la expresión de arrepentimiento que mantiene la ilusión del cambio, puede ayudar a explicar la continuidad de la relación por parte de la mujer en los primeros momentos de la misma.

Este ciclo pretende explicar la situación en la que se da violencia física, ya que la violencia psicológica no aparece de manera puntual, sino a lo largo de un proceso que pretende el sometimiento y control de la pareja.

Los hombres tradicionalmente ofrecen protección de la mujer a cambio de sumisión, pero de quienes debe protegerlas es de ellos mismos, ya que ellos son sus victimarios.

No obstante estos hombres que maltratan habitualmente a sus mujeres no suelen enfrentarse a individuos de igual condición física con la que pueda tener un enfrentamiento justo.

En las sociedades matriarcales sin embargo los casos de violencia domestica son reducidos debido a que la mujer se encuentra en posición  de poder, pero lamentablemente a través de los tiempos se ha ido extinguiendo hasta que ya solo quedan unas cuantas en el mundo.

Una de las maneras de terminar con la violencia de género es evitar que se sigan dando los mismos estereotipos en la manera de ver la relación entre hombres y mujeres.  Inculcarles desde la infancia a los niños y niñas el respeto reciproco al sexo opuesto,  con el ejemplo que da la familia, con la base de  que todos tenemos los mismos derechos y las mismas obligaciones.

Algunas pautas a seguir podrían ser las siguientes:

  • Debemos aprender a no implicarnos en relaciones que no nos muestren seguridad desde el principio.  No permitir que nuestro sentido común se nuble debido a un enajenamiento transitorio, en el que no distingamos una mentira, una manipulación o un ataque.
  • No confiar en promesas o aproximaciones que están fuera de lugar y de tiempo. Debemos confiar en nuestra intuición de que esa persona posiblemente engaña debido a que nos hace sentir incomodas y que no acaba de darse esa química necesaria en la relación.
  • No debemos aceptar nunca menos de lo que nosotros queremos para nosotras mismas, ya que no es negociable nuestra felicidad, confiando siempre en nuestros valores y nuestro estatus como mujer.
  • Evita las relaciones en la que predominen comentarios sexistas, en la que no se respeten los  que roles de la mujer en la sociedad; escuchar como habla de relaciones anteriores también te dará una pista de cómo piensa de las mujeres que han formado parte de su vida.

Toda la prevención existente, sin embargo, va dirigida a acciones de parte de la mujer; no hay ningún tratamiento que se le aplique al agresor más que una orden de alejamiento, pero las leyes hasta ahora han demostrado fallar.

Fuente: Wikipedia y Artículos académicos para violencia de género