Rep. Dominicana

¿Qué calidad de vida?

Posted on Actualizado enn

FernandoQuiero usar este medio para transmitir dentro de la medida de lo posible los buenos hábitos de vida que se supone nos hacen gozar de buena salud mental, fisica, social, cultural o de cualquier otra índole, restando un poco de podredumbre, por decir algo un poco más sonoro, a este mundo corrompido por tantas atrocidades tan difíciles de ignorar.

Pero cómo puedes recomendar a una persona comer de manera equilibrada cuando esto le cuesta más que comer comidas saturadas de grasas y/o azucares porque come en la calle, y que si cocina en  casa tiene que pensar en lo que más rinde a la hora de alimentar a una familia con más de 5 miembros.  Quizás porque vives en un país productor de innumerables productos pero que para su propia gente encarece los precios. O que si tienes la oportunidad de consumirlo seguramente estén alterados genéticamente para hacerlos más resistentes, por lo que podrían enfermarte a corto o largo plazo. Y como se ha volteado la tortilla con el consumo de productos naturales (biológicos) llegando a ser más caros que los transgénicos.

Cómo recomendar a personas de países con alto grado de delincuencia que haga ejercicio al aire libre porque es relativamente gratis y te aporta innumerables beneficios, cualesquiera que estos sean. Cómo podemos decir a la juventud que visiten los museos, que vayan a conciertos, que estudien , que trabajen, etc.;  si más allá de ciertas horas es impensable estar en la calle, sobre todo si vives en ciertos barrios.

La calidad de vida es un bien poco común, y poco apreciado, que solo pueden disfrutar algunos países privilegiados, o turistas que van a evadir sus pensamientos y a disfrutar de una estadía paradisíaca en países menos afortunados en la que la población llana se hace de la vista gorda para hacer más llevaderas sus vidas.

Es difícil hablar de buenos hábitos a personas que se encuentran maniatadas por las condiciones sociales, culturales y económicas del lugar donde le ha tocado vivir, aunque sean paraísos en la tierra.

De todas maneras no podemos dejar que esas dificultades nos impidan disfrutar de nuestro paso por esta tierra porque sería como tirar la toalla. No podemos permitir que la delincuencia y las carencias económicas desgasten nuestros propósitos. En vez de eso debemos siempre buscar alternativas y en el camino tratar de aportar nuestro granito de arena. Porque mientras haya un solo justo, todavía tendremos esperanza.

 

 

Anuncios

Acoso en las Escuelas. ¿Quién tiene la culpa?

Posted on Actualizado enn

Imagen: Revista Digital el Recreo

Según un estudio realizado por el Instituto Dominicano de Investigación y Evaluación de la Calidad Educativa (IDIECE), 33.6 por ciento (de 2,391) estudiantes de escuelas publicas sufren acoso. El acoso es procedente de otros alumnos, profesores, directores y padres; y va desde un insulto hasta agresión física, según recoge Diario Libre en su gráfica.

El estudio presentado en el Quinto Congreso Internacional de IDIECE: “Prevalencia, tipología y causas de la violencia en los centros educativos de básica y media de la República Dominicana”, se realizó en 53 distritos, con alumnos desde cuarto de básica hasta tercero de media.

Según datos de los estudiantes entrevistados, la violencia entre los profesores y alumnos es un 20.08 por ciento en básica y un 27.3 por ciento en media, siendo los gritos e insultos lo más común. En cuanto a la violencia de parte del director a los estudiantes, reporta un 15 por ciento en básica y un 12 por ciento en media, aporta el Listin Diario.

Estos datos son preocupantes porque riñas han existido y existirán mientras se esté en sociedad, lo que preocupa es que estos casos sean de manera recurrente en las escuelas.

Muchas personas al escuchar o leer la palabra “acoso”, espontáneamente  visualizan un tocamiento o palabras inapropiadas, que intimidan sobre todo a las mujeres por su contenido sexual, de manera errónea. Como muestra el estudio este acoso se da de diferentes maneras no solo el sexual.  Ese mismo error lleva a pensar de manera poco acertada en varias posibilidades que no tienen por qué ser para nada un razón valida y es por eso que quiero aprovechar la ocasión para hacer un par de aclaraciones.

Son muchos los que se empeñan en que el acoso, en este caso sexual, es culpa de las niñas que van a las escuelas de una manera muy provocativa y que seducen a los demás alumnos y maestro, pero está claro que bajo ningún concepto se debe permitir que la mujer siga pagando los platos rotos de una sociedad tan machista.

El problema es que si esa fuese la verdadera razón por lo menos tendríamos una posible solución, pero no es así. Que pasa con las chicas y chicos que si visten de una manera cauta y procuran no hacerse notar solo para no ser  blanco de esos acosos,  que de todas maneras también sufren.

En las escuelas quienes ponen los limites son los maestros y directores, y ellos deben ser quienes velen y quienes propicien de una manera adecuada los valores morales y éticos, por lo menos dentro de la escuela. Son ellos quienes deben dirigir a sus estudiantes para que pongan de manifiesto todas sus capacidades y son ellos quienes deben procurar su integridad mientras estén bajo su custodia en hora de clases.

En República Dominicana, lejos de castigar a los victimarios, siempre se castiga a las victimas, por eso es que muchos no son capaces de denunciar los acosos, del tipo que sean, ya que serán vistos como los principales culpables de sus calamidades. Y como siempre, no quiero excluir a las mujeres de esta actitud machista ya que muchas de ellas son las primeras en opinar que otras niñas o adolescentes se procuran este mal trato.

No le podemos buscar excusas a lo mal hecho, las cabezas de la sociedad deben  estar por encima de todas esas aberraciones y ser ejemplo de integridad, porque de lo contrario no nos sentiremos seguros en ninguna parte y a ninguna hora, vistamos como vistamos, seamos como seamos.

Discapacitados dominicanos lanzan campaña: “El Día de los Invisibles”

Posted on Actualizado enn

Imagen: 7días.com

No hace falta ir muy lejos en República Dominicana para darse cuenta de que no se cuenta con la infraestructura adaptada mínima requerida para que los discapacitados físicos tengan una libre circulación, empezando por el hecho de que para cruzar muchas grandes avenidas se deben utilizar pasos a desnivel, por lo que les seria imposible subir a una persona en silla de ruedas o a un anciano con poca movilidad.  Eso para mencionar algo evidente.

Hace unos días el diario digital dominicano lainformación.com publicó una información en el que se hace eco de las denuncias de los que tienen que vivir en su carne esta situación.

Massiel Liriano  es miembro activo del Circulo de Mujeres con Discapacidad (Cimudis) y una de las mujeres que encabeza hoy la campaña “El Día de los Invisibles”, lanzada por la Red Iberoamericana de Entidades de Personas con Discapacidad Física y la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe). Hace 4 años permanece en silla de ruedas por un accidente que le causó una lesión medular, desde entonces no ha dejado de luchar para adaptarse a una nueva situación, en la que se siente invisible y privada de derechos e igualdad de oportunidades. Recuerda que “Todavía se construyen escuelas inaccesibles y no hay profesores que sepan el lenguaje de señas”.

Con relación a la campaña de visibilidad, Liriano afirma: “Somos personas. No queremos ser invisibles. Queremos ser productivos, queremos ser un motor más de nuestra sociedad. Queremos, podemos y estamos preparados para ayudar a nuestro país, queremos ser independientes”. Tambien hizo incapie en que no buscan “hacer un día especial ni internacional”, sino un nuevo ciclo en el que todos los ciudadanos tengan igualdad de oportunidades.

También el coordinador general de la Asociación de Personas Con Discapacidad (Asodifimo), Miguel Ángel García, con 40 años de edad y una discapacidad de nacimiento que le obliga a utilizar una silla de ruedas de forma permanente, lamenta que sólo cerca del 3 por ciento de las personas con discapacidad tiene un trabajo remunerado en la República Dominicana, cuando muchas de ellas están formadas y preparadas. García criticó que la Ley orgánica dominicana que establece sus derechos en diferentes ámbitos, tales como el laboral, educacional o social, “no se cumple”.

Según los últimos datos de 2010 que ofrece la Oficia Nacional de Estadística (ONE), en República Dominicana hay más de un millón de personas que padecen algún tipo de discapacidad. No basta con celebrar el día internacional de la discapacidad, también hay que hacer valer lo que manifiestan. Y para finalizar quiero recordar que existen muchos tipos de discapacidades, pero la peor es la impide pensar que todos somos capaces. 

También quiero decirles que me interesa mucho saber lo que piensan de las publicaciones. La mayoría nos tocan de una manera o de otra.

Fuente: lainformacion.com (EFE)

Carnaval Dominicano

Posted on

El Carnaval Dominicano debe vivirse en la carne para comprender su alcance. Pero a falta de poder transportarnos hasta allá, vamos a disfrutar de este vídeo que recoge parte de las experiencias sensoriales que nos hacen querer repetir la experiencia.

El carnaval constituye la celebración más importante, trascendental, colorida y alegre expresión de la cultura popular dominicana y que tiene como protagonista principal a todo el pueblo. Es una tradición recreativa de pura libertad e integración y una expresión de la identidad dominicana en donde la exageración, el sarcasmo, lo insólito, lo satírico, lo inédito, lo atrevido, lo grotesco y lo imaginario son sus características fundamentales.

Según datos históricos, los orígenes del carnaval en la isla se remontan antes de 1520, durante la colonización, aunque algunos investigadores aseguran que las primeras manifestaciones en La Hispaniola y en América se realizaron en febrero de 1520 en lo que es hoy parte de las ruinas de La Vega vieja, con motivo de una visita de Fray Bartolomé de las Casas, en donde sus habitantes se disfrazaron de moros y cristianos.

Se cree que estas celebraciones estuvieron vinculadas con algunas celebraciones religiosas, aunque más tarde pasaron a formar parte de los festejos propiamente carnavalescos. Ya para 1795 hubo carnavales para las fiestas patronales en honor a Santiago Apóstol, para Corpus Christi y para las Carnestolendas en la ciudad de Santiago.

La costumbre de disfrazarse durante las festividades religiosas casi desapareció durante el período de la ocupación haitiana, entre 1822 a 1844. Sin embargo, esos disfraces regresaron luego de la independencia del país el 27 de febrero de 1844 y se dejaron de asociar a las fiestas de la iglesia, convirtiéndose en verdaderos carnavales celebrados en las carnestolendas, es decir, durante los tres días previos al miércoles de Ceniza y quedando consagrado el mes de febrero como el mes del carnaval en República Dominicana.

Cada domingo, durante el mes de febrero, distintas ciudades del interior del país llevan a cabo sus desfiles, siendo el carnaval de La Vega el más popular y el más reconocido internacionalmente; mientras que, en el malecón de la ciudad de Santo Domingo, se efectúa el gran desfile nacional de carnaval, que bien puede ser el último domingo de febrero o el primero del mes de marzo.

En este majestuoso desfile participan los principales grupos y personajes de las provincias y sectores de la capital, organizados en decenas de carrozas y comparsas, conformando un vistoso y multitudinario evento con el que finaliza toda la celebración carnavalesca, la cual incluye el reconocimiento y la premiación a las mejores representaciones en diversas categorías, por parte de los ministerios de Cultura y de Turismo.

A nivel privado, el país cada año también celebra su carnaval, con la famosa y tradicional Gala de Carnaval que se realiza en el teatro La Fiesta del hotel Jaragua, un hermoso espectáculo con una gran producción artística, que incluye excelente coreografía, escenografía y otras atracciones.

En cuanto a la influencia foránea que tiene el carnaval dominicano, es innegable que su mayor aportación proviene de la cultura española, sin embargo, tiene importantes contribuciones africanas y también de otros países que ha ido absorbiendo con el paso del tiempo.

Fuente: godominicanrepublic.com

INPOSDOM no da garantías del servicio que ofrecen

Posted on Actualizado enn

Foto: caribbeandigital.net
Foto: caribbeandigital.net

Esta es la primera vez, y no sé si será la última que utilizo este medio para arremeter contra las autoridades de República Dominicana. Es vergonzoso e indignante, que un país que tiene miras a ser un país desarrollado, los servicios mínimos no se cumplan, y no hablo de la necesidad de que se garantice el agua potable o la energía eléctrica; en esta ocasión me voy a referir al servicio postal.

Tengo casi 4 años en España, los dos primeros me los pasé haciendo reclamaciones de paquetes que no llegaban, un año sin enviar nada, y durante este que ha mejorado el envio, resulta que desde allá no llegan.

Cada vez que envió algo, por insignificante que sea, lo mando con el corazón en las manos y haciendo oraciones hasta que ese pequeño paquete que lleva ilusión y buenas intenciones a mis seres queridos llega.

Todavía Instituto Postal Dominicano (INPOSDOM) no da garantías de un seguro contra perdidas, ni seguimiento a los paquetes que van desde Europa por lo menos, ya que no tiene modo de que se rastreen una vez han llegado al aeropuerto en tierras dominicanas. No sé si pasará lo mismo desde Estados Unidos.

Los últimos paquetes que no han llegado a su destino no los he reclamado porque tenía miedo a que creyeran las autoridades españolas que estoy viviendo de eso. La pena es que quienes tengan que pagar sean justamente los que desde el principio me han dado garantías, como es el correo español.

Y la cosa no es solo en el envió de paquetes desde el extranjero, sino también en la correspondencia desde Santo Domingo a España. Lo que da también muchísima impotencia ante la imposibilidad de que nadie responda antes las reclamaciones ni vía electrónica, ni vía telefónica, ni personalmente.

El 20 de enero hice una solicitud de código postal en la web de INPOSDOM y me decían: “Uno de nuestros representantes atenderá su solicitud y lo contactara, antes de las próximas 48 horas laborables”. Aún estoy esperando el código postal, imaginen ya haciendo una reclamación.

No es casualidad que me haya tocado a mí en varias ocasiones que el paquete enviado con sacrificio no haya concluido su viaje. Y es así porque ocurre con más frecuencia de lo usual. Esto en un país que respete a su ciudadanía en lo más mínimo no ocurriría, y si ocurre tendría consecuencias. Y no todos tenemos los recursos para utilizar la mensajería privada.

Quizás estas letras no las entiendan quienes no han tenido la necesidad de utilizar este servicio, pero como un país con tantos criollos fuera, deberían prestar más atención a esta falta de respaldo de las autoridades dominicanas en España y en República Dominicana.  Digo en las autoridades en España porque no median para que está situación se regule.

Espero que solo sea cuestión de tiempo para que la gente empiece a reclamar sus derechos, y a darse cuenta de que las cosas pueden cambiar y que no es ningún favor lo que están haciéndonos, sino un servicio a la comunidad dominicana y extranjera que necesita estar en contacto con sus allegados en tierras lejanas. No nos aíslen todavía más de nuestros seres queridos.

Antigua expresión de la música en R.D.: “La Mangulina”

Posted on Actualizado enn

La República Dominicana cuenta con varios ritmos en su repertorio, entre ellos “La Mangulina”. Antigua expresión de la música Dominicana, su ritmo lleno de vida y gracia, parece tener sus antecedentes en el zapateado español.

Muy usada por los campesinos en Moca, según recoge la enciclopedia virtual dominicana, “El origen de este baile es algo también discutido. En opinión recogida de personas centenarias, el baile proviene de que en las épocas que dominaban en Santo Domingo los franceses y luego los haitianos, los hombres bajo las armas que se titulaban carabinas y que en francés se dice carabine, al llegar a una fiesta decidían tomar parte en ella sin abandonar sus armas que conservaban encima de ellos, y como el patrullaje a que estaban obligados no les permitía el tiempo para bailar con las damas que concurrían a las fiestas, turnándose, se ingeniaban el baile en esa forma para en poco tiempo tener la oportunidad de bailar con todas las asistentes a la fiesta”.

La Mangulina deleitaba tanto a danzantes como a turistas por su teatralidad, por sus trajes típicos y porque se suele bailar descalzo. Entre los instrumentos que este utiliza se encuentran los siguientes: La Guira, La Tambora, El Acordeón,  Balseé y Pandero. Hoy en día su presencia se mantienen vigente gracias a los más viejos, sobre todo de la Región Norte o Cibao, y a jóvenes que llevan sus tradiciones al rededor del mundo.

Bahía de Samaná, el espectáculo de las ballenas jorobadas

Posted on

Las ballenas jorobadas, fieles a las aguas del Caribe, han vuelto a su casa, la bahía de Samaná, una zona en República Dominicana con amplios atractivos turísticos. Es para muchos uno de los mejores lugares para presenciar el espectáculo que ofrecen estos cetáceos.

En primavera, verano y otoño, las ballenas jorobadas viven en las aguas frías del Atlántico norte, pero en los meses de invierno inician un largo recorrido hacia los mares tropicales para aparearse y dar a luz a sus crías. Así es que cada año, por estas fechas, las ballenas llegan a la bahía de Samaná (245 kilómetros al noreste de Santo Domingo), una zona que, junto al Banco de la Plata y el Banco de la Navidad, en el norte, forma el Santuario de Mamíferos Marinos que abarca un área 12.700 millas cuadradas.

Los cetáceos llegan desde Islandia, Groenlandia, Canadá y Estados Unidos. Una vez en aguas dominicanas, ofrecen verdaderos espectáculos a los miles de turistas que visitan la zona de observación con sus impresionantes saltos y singulares aletazos. Aunque puede ocurrir que las ballenas se nieguen a salir a la superficie en la media hora reglamentaria de la embarcación turística.

Las ballenas jorobadas (megaptera novaeangliae) miden alrededor de 15 metros, y su nombre se debe a la giba que a menudo presentan en la base de la aleta dorsal. Se caracterizan por poseer aletas pectorales muy largas y nódulos sensoriales en la cabeza.

Esta semana se ha iniciado oficialmente la temporada de observación de ballenas jorobadas en la bahía de Samaná. Durante la temporada, que concluirá en abril, se espera la visita de más de 35.000 turistas nacionales y extranjeros,  cifra de visitantes que el año pasado llegaron la zona para observar las ballenas jorobadas.

Las ballenas jorobadas son una especie migratoria en constante amenaza, a pesar de que están protegidas desde hace décadas. Desde 2011, la República Dominicana es miembro de pleno derecho de la Comisión Ballenera Internacional que regula la caza de cetáceos y otros aspectos que afectan a sus poblaciones. La nación caribeña se opone a la caza del más grande animal marino, y aboga por la promoción del turismo de ballenas, una actividad que genera cada año cuantiosos ingresos a Samaná y la zona del noreste de la República Dominicana, un país cuya economía descansa precisamente en el turismo. 

Ver más en:.20minutos.es